Novatos en la victoria

Urbizu obtiene los Goya a mejor película y mejor dirección. Coronado y Anaya fueron premiados como mejores actores.

Urbizu es el Moisés del cine español. Para un director de cine estar ocho años sin filmar una película es una verdadera travesía por el desierto. Un peregrinaje que ha finalizado con el ansiado maná, que no es otro que el de los premios Goya. De paso ha salvado del ostracismo a Coronado, un actor maltratado durante muchos años por la crítica que mucho antes mereció ver premiado su trabajo. La 26ª edición de los premiso Goya fue feliz para ambos. Urbizu logró el premio Goya a mejor director y mejor película, mientras que Coronado obtuvo el premio a mejor actor. En total “No habrá paz para los malvados” se llevó 6 de los 14 Goyas a los que aspiraba.

 

 

Como dijo aquel, la alegría va por barrios, y para Pedro Almodóvar fue una noche triste. El director manchego, en primera fila, lució toda la noche unas gafas de sol negras. Quién sabe si presagiaba el contundente chasco que se le venía encima o era parte del personaje que el director se empeña en construir. Una lástima, porque de no llevarlas quizá hubiéramos podido ver la tristeza en sus ojos del hombre que no es profeta en su tierra. España tiene una larga tradición en el descrédito a sus figuras más destacadas. Un descrédito que tras la muerte del personaje se suele tornar en una mitificación igualmente desmedida.  La única alegría de la noche para el director manchego fue el premio a mejor actriz que recibió Elena Anaya por su interpretación de una paciente de un extraño cirujano plástico. Banderas, su compañero de reparto, no pudo recoger el premio a mejor actor al que optaba. Eso no fue razón para que el malagueño no se mostrara risueño y muy participativo con las bromas tanto de Segura (brillante como siempre) como de Eva Hache. Esta última fue la encargada de presentar la gala más importante del cine español.La ceremonia empezó al más puro estilo musical de Broadway  en la línea de la celebración de los Oscar del año pasado presentados por Hugh Jackman. En la versión española Eva Hache fue la presentadora.La humorista se mostró divertida y por momentos hizo olvidar al añorado Buenafuente que tan buen sabor de boca dejó en los dos años anteriores. Lo bueno de Eva Hache es que parece que no conozca el significado del término miedo escénico. La segoviana actuó con una tranquilidad pasmosa y se mantuvo ocurrente durante toda la noche. Lástima que la dejaran intervenir tan poco y que los cortes de video tuvieran tanto protagonismo durante toda la ceremonia.

El momento más emotivo fue la reaparición de Silvia Abascal tras sufrir un ictus hace 10 meses. “Estoy muy feliz de esta segunda oportunidad que me brinda la vida” dijo la actriz muy emocionada. Una emoción que rápidamente se contagió a parte del público asistente.

Los premios a mejores actores de reparto fueron para Lluís Homar y Ana Wagener, mientras que el Goya a mejor director revelación fue para Kike Maillo por  la futurista Eva. Otro de los premiados fue el compositor Alberto Iglesias que ganó el Goya al mejor banda sonora. La música hipnótica de Iglesias, que competirá también en los Oscar a mejor banda sonora, es uno de los pilares del film de Almodóvar.

Se echo a faltar a muchos. Ni Trueba, ni Penelope Cruz, ni Garci, ni Amenábar pudieron ver como Jan Cornet y María Leónse postulaban como los actores revelación del cine español, que probablemente sueñen con llegar a trabajar algún día con alguno de los que no asistieron a la ceremonia.

>Gorka Ellakuria