“La popularidad fosiliza al artista”

>Gorka Ellakuría

Ops, Ubú o El Roto son algunos de los pseudónimos del dibujante de viñetas y pintor Andrés Rábago (Madrid, 1947). Su carrera como ilustrador se inició hace tres décadas, y desde hace unos años publica sus viñetas críticas y reflexivas en el diario el País. El Centro de arte Tecla de l’Hospitalet de Llobregat expone hasta el próximo 24 de febrero ‘Un viaje de mil demonios (y un par de ángeles)’, la mayor retrospectiva realizada sobre los dibujos y pinturas originales del autor madrileño. Más de 185 obras entre las que se encuentran alguno de los dibujos de sus inicios hasta sus viñetas más críticas con la situación actual.

“La selección la he hecho yo y creo que está muy bien” me dice al teléfono Rábago. En seguida puntualiza: “No quiero ser pedante eh”. Su voz y lo que dice, no suena como tal.  Habla lento y con cariño. Este dibujante de viñetas de trazo limpio, y escasas en palabras pero cargadas de intención, se convirtió en uno de los autores de cabecera del movimiento del 15-M. Un autor con 30 años de carrera que logró conectar con las demandas de parte de los jóvenes españoles de una generación muy lejana a la suya. “Los tiempos históricos son muy lentos y muy largos, la superficie cambia velozmente pero lo profundo no varia tanto”, explica El Roto para justificar su vigencia. “Desde mis inicios en Hermano Lobo he sentido esta conexión con la gente, y no me refiero a política”.

El Roto comenzó como dibujante satírico en 1968, colaborando con las publicaciones críticas con la dictadura y ocultando su identidad bajo el sobrenombre de OPS. Desde entonces ha escondido su nombre con distintos alias, dando esquinazo también a la fama. “La popularidad la conocí de joven y siempre la he intentado evitar porque me parece un lastre para el artista. Si te conocen pasas a depender de la imagen que quieren de ti. Eso te fosiliza y te impide cambiar” me explica serio. Tras un parón que al teléfono se hace eterno, ríe y añade: “Además, en la sátira hay tradición de utilizar seudónimos”.

Hoy en día si se menciona a “El Roto” son pocos los que no lo conocen, mientras que el verdadero nombre del autor, el que utiliza para presentarse como pintor, es casi desconocido. La prolífica obra de Rábago, de la que me asegura “siento que no son sólo míos, sino también del resto”, ha aparecido en distintas publicaciones como La Estafeta Literaria, Pueblo, El Independiente, Ajo Blanco, Tótem y en diversos diarios como Diario 16, Informaciones, Pueblo, El Periódico de Catalunya, y más recientemente, en el País.

30 años disparando con bala recogidos en una exposición que seguro que hace las delicias de los seguidores de toda la vida o los últimos en enrolarse en el extenso grupo que admira la obra del autor madrileño.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La moda se enamora del arte

>Gorka Ellakuría

Decenas de minúsculos pájaros negros vuelan en un escaparate de paseo de Gràcia. Pequeñas figuras con forma de golondrina se cuelan en la tienda de Hermès de Barcelona y tratan de hacerse con alguno de los exclusivos artículos de la firma francesa. No se trata de un escaparate más, sino de una obra de la artista gallega Pamen Pereira. Dentro de la boutique, donde algunas de estas aves de hierro forjado sobrevuelan las cabezas de los clientes, hay un frasco de perfume que, gracias a un efecto óptico, parece estar lleno de golondrinas que recorren la botella en una misma dirección. Se trata del proyecto Carte Blanche, nombre con el que la marca ha denominado esta iniciativa con las que se le concede a un artista libertad total para incluir su obra en el escaparate y en parte de la boutique. Por primera vez un español ha recibido este encargo que se podrá ver hasta finales de mes.

LEER MÁS

Escaparate Hermes de Barcelona realizado por la artista Pamen Pereira

El Moisés blanquiazul

>>Gorka Ellakuría

“Cobro 100.000 pesetas al mes”, confesó satisfecho en su primera entrevista a TV3, y el presentador no pudo contener la risa. Se reía de la inocencia y de la humildad de aquel crío llamado Raúl, que apenas tenía 18 años y que todo le venía de nuevo. El chico bajo la mirada, oculta por un entrecejo aún por pulir, y asumió la puñalada a la izquierda de esa burla cruel y clasista. 15 años después, Tamudo se marcharía a probar suerte a la liga mejicana después de convertirse en el máximo goleador de la historia del Espanyol y siendo el catalán con mayor puntería de los más de 100 años de liga. Antes, y a modo de apoteósica despedida, un gol suyo en el descuento salvó al Rayo Vallecano del descenso y del más que probable fin del club del humilde barrio madrileño.

Para el Espanyol Tamudo es una de las figuras más relevantes de su historia. Más allá de sus goles, el de Santa Coloma fue el Moisés en los años más duros de la historia del club. Guía de un equipo que había perdió su casa (Sarrià) y deambulaba por el desierto(Montjuic), marcó el camino hasta el nuevo estadio que devolvía el honor al centenario club barcelonés.

Cuando pienso en Tamudo no me acuerdo del gol a Toni en la primera final de copa, ni de la victoria en la final copera ante el Zaragoza; tampoco el jugadón ante el Sevilla o la vaselina a Casillas. Lo que recuerdo son esas tardes de invierno lluviosas en las que jugábamos en el frío Montjuic (de prestado), en esas temporadas en las que nuestro patrocinador era Dani -porque no había otro-, y en la que nos reuníamos unos 15.000 personas (los fieles de verdad) para ver jugar mal y muy posiblemente perder a nuestro equipo. Tiempos duros en los que pese a todo nos sentiamos felices al ver correr a un Tamudo que se partía la cara durante todo el partido por los mismos colores que nosotros nos empeñabamos en defender en el colegio, en el bar de la universidad, en el trabajo, o en el banco del parque. Años en los que más que nunca se podía sentir lo que verdaderamente significa de ser del Espanyol.

Tamudo celebrando un gol en Montjuic seguido de Zabaleta. Foto: Fuerzaperica.com

El secuestrador que se creía Jesukristo

>>Gorka Ellakuría

Al margen del carcelero de Ortega Lara, aquel que a la salida de la cárcel a modo salvador de la patria vasca (Jesukristo) ha repartido agradecimientos mientras se tocaba allí donde la mayoría tenemos el corazón, dos han sido las noticias del día. Una de ellas el Iphone 5, y la otra el descubrimiento de una nueva especie de mono, con la que convivíamos desde hace siglos pero de la que nadie antes se había dado cuenta de que estaban. Algo similar a lo que les pasa a los becarios en un diario.

Cuando he leído lo de los monos me ha venido a la memoria aquellos tiempos en lo que yo era un pequeño obseso del mundo animal. Un gran conocedor de especies y razas que mis padres no quisieron o no supieron explotar, y así, de una manera poco dramática pero trágica para el país, se pudo haber perdido un nuevo Darwin en versión española.

Los Lesula, que es el extraño nombre con el que han bautizado a estos monos, tienen cara de buena gente, de abuelos aburridos de jugar al domino durante horas y con ese “puntito” de después de haberse metido unos cuantos carajillos que mezclados con las pastillas para la tensión te pueden llevar al nirvana o a la tumba.

Viendo un diario por internet, en el que aparece casi juntas la cara del carcelero y la de estos nuevos monos , me pregunto si no tendrán razón esos tipos tan raros que se hacen llamar animalistas. ¿Será verdad aquello de que los animales son buenos, y somos nosotros el problema?. En ese caso sería más grave la actuación de Bolinaga, el carcelero que casi fue verdugo de Ortega Lara, que lo consideraba “perro”, o al menos así es como lo llamaba. Animalista ofendidos (por lo de perro) o no, estarán de acuerdo en que tiene gracia que este individuo aparezca con ínfulas de divino el día en que se descubren dos nuevos especies, una animal y otra telefónica. Ya pasó el tiempo en el que él y los suyos se podían creer dioses jugando con la vida de los otros. Ahora es el tiempo de los Iphone 5, tan largos como la cara de los Lesula, y de estos nuevos monos con caras alargadas como smartphones.

Lesula, una especie de simio que se ha descubierto recientemente