¡Adiós, Nick!

Abrí la ventanilla. El frío y el viento casi me impedían abrir los ojos. Sentía como el aire me deformaba las partes flácidas de mi cara. El retrovisor me reveló la patética expresión que tenía con la cabeza fuera del coche.

Anuncios