Un reto es un reto

Aún recuerdo el día que llegó por primera vez a la escuela y cómo algunos chicos se rieron de su acento. Por aquel entonces lo de la inmigración no era tan habitual como ahora, y que viniese un peruano a nuestro colegio de la zona alta de Barcelona era algo digno de contar el domingo, durante la comida familiar. Las burlas se acabaron cuando el nuevo lanzó su primer “reto”.